21 de julio de 2011

ÚLTIMOS PASOS POR TIERRAS VÍRGENES, CONDENADAS A DESAPARECER...

Hoy Lleida World Extrem recorrerá ya la zona donde se esta construyendo la presa que ha dado razón de ser a esta carrera, la presa Gibe III, en el río Omo.
Muchos de vosotros aún os estaréis preguntando ¿porqué ir a correr tan lejos? ¿en Etiopía? ¿la presa Gibe III? ¿qué sentido tiene?
Pues bien Lleida Word Extrem en su filosofía de carreras extremas se planteó el reto de ir un poquito más lejos, huir de la competición y de las carreras organizadas, para buscar el lado más humano, correr por una idea, dar otro sentido a sus proyectos, y en este caso poder correr en éste lugar tan ancestral y casi desconocido, aportar de la mejor manera que saben hacerlo, la reivindicación y la protesta. Correr al lado de estos pueblos nativos que pronto verán su existencia amenazada.
La historia se remonta con el proyecto de la construcción de lo que será la presa más gigantesca sobre las aguas del río Omo, en el sur de Etiopía.
La Gibe III como así se conoce a la colosal presa, la están construyendo tres gigantes occidentales: China, Europa, y el gigante norteamericano.
Es uno de los proyectos más destructivos que se están construyendo en el mundo. Se está levantando en un enclave natural excepcional; incluso, el valle del Bajo Omo fue declarado patrimonio de la humanidad por la propia UNESCO. Algunas organizaciones ecologistas se están haciendo eco de la polémica construcción, y están llevando a cabo diversas protestas debido, sobre todo, a la destrucción del medio natural que va a suponer. Estas organizaciones colocan en segundo, tercer o último lugar a las personas, o ni tan siquiera las mencionan o se refieren a ellas como “indígenas”. Pero la destrucción, la catástrofe con mayúsculas, en Gibe III, tiene nombre de personas, de familias, de hombres, de mujeres, de niños, de pueblos enteros;
Medio millón de etíopes viven en el Bajo Omo. Su alimentación depende de los ciclos de crecida del río. Cuando la inundación del río Omo se retira, siembran sus cultivos y el ganado pasta en la llanura de la inundación. Con la presa, ya no habrá crecidas, ya no se inundarán las tierras, ya no podrán sembrar, ya no podrá pastar el ganado, ya no podrán comer. Ésta será su catástrofe. A ellos nadie les consultó sobre la presa. Y nadie les ha dado opciones. Sencillamente no cuentan.
Y la Gibe III ¿para qué? A estas alturas no vamos a pensar que la presa va a llevar agua potable a los habitantes de la región, sería tan de ilusos como pensar que el petróleo africano ha enriquecido al continente. De entrada, la presa ya está siendo un negocio, un gran negocio para estos tres gigantes-depredadores. Y después también. El gobierno de Etiopía tiene previsto arrendar grandes extensiones de la tierra de estos pueblos del valle del Omo a empresas extranjeras y gobiernos para la producción a gran escala de cultivos para la exportación, especialmente biocombustibles, que se regarán con el agua de la presa, el agua del millón de personas condenadas al hambre. Por supuesto, para ello, expulsarán a los legítimos dueños de esas tierras o los convertirán en campesinos-explotados de grandes compañías extranjeras.
La ONU y sus agencias informan que Etiopía es el país con mayor crecimiento en toda el África subsahariana en los últimos diez años, que las condiciones para la inversión extranjera son muy buenas. Es la misma Etiopía en la que hoy se están muriendo de hambre y sed seis millones de personas, la misma en la que las mujeres dedican entre cuatro y ocho horas cada día de su existencia a buscar agua. La misma en la que un millón de personas están asistiendo con los dientes apretados, al robo impune de sus tierras, su agua, y su futuro.


Lleida World Extrem ha querido estar a su lado antes de su desaparición.
Conocer de primera mano que es lo que el mundo se pierde si ellos desaparecen, comprobar una vez más que la vida humana no tiene precio.
En esta carrera no hay clasificaciones, ni primero ni último, es simplemente la carrera de la vida. Cada paraje en mente, cada palabra percibida, cada habitante conocido y cada sonrisa apreciada, será la recompensa que nuestro equipo se llevará a casa.

El proyecto de Lleida World Extrem concluye con un registro audiovisual que nos acercará a todos esta realidad vivida.

Quién sabe si los componentes de Lleida World Extrem, serán los últimos pasos en recorrer estas tierras vírgenes condenadas a desaparecer…

1 comentario:

Javi Subias dijo...

Enhorabuena campeones por haber logrado este nuevo y reivindicativo sueño!!!!

Contador de visitas

Publicaciones